martes, 19 de junio de 2007

NUEVOS DATOS SOBRE EL SALVADOR ROMÁNICO DE SANTIAGO DE VIGO Y EL TÍMPANO GÓTICO DE SANTA MARIA



La aparición hace poco tiempo de nuevos datos sobre estas interesantes imágenes religiosas que por desgracia no se encuentran depositadas en ningún museo vigúes y que fueron objeto de dos comentarios ya en este blog, hace que retomemos el tema y demos a conocer esta información pubicada recientemente en la obra coleccionable del Faro de Vigo, que lleva por título "Historia de Vigo", cuya autoría corresponde a David Chao Castro y lleva por título "Los protagonistas , el arte y la cultura en la Edad Media: los trovadores de la ría, Pedro Madruga y el legado románico-gótico":
Sobre la imagen de el Salvador de la antigua iglesia de Santiago de Vigo dice lo siguiente:
"Originario de la desaparecida fábrica medieval de la iglesia parroquial de Santiago de Vigo- templo cantado por Martín Codax- el relieve del Salvador será esculpido hacia el segundo tercio del siglo XII reaprovechando el fuste de una antigua columna romana. Cristo, de cuerpo entero, vestido con una túnica y un manto que marcan ligeramente su anatomía, sostiene con su mano izquierda un libro abierto con una inscripción a la que señala con la diestra: D(EU)S / ET(ER)NVS: O/M (NI)P(OTEN)S: ET / CLE/M(E)/NS: OM/NIA(QVE)/ GVBE/RNA/NS. Esta frase se ve complementada por otra inscripción dispuesta alrededor del nímbo crucífero: EGO SUM A ET O (Yo soy el principio y el fin )-; delata una clara vocación apocalíptica al glosar sendos pasajes del Apocalipsis de San Juan ( Ap. 1, 8; 21, 6). Además, el hecho de representar a Cristo pisando un ser monstruoso parece redundar en la alusión triunfal del Hijo como vencedor del pecado y, por extensión, de la propia muerte, conforme el Salmo 91, 13: "pisarás sobre áspides y víboras, y hollarás al leoncillo y al dragón". S. Moralejo Alvarez adscribe dicha pieza a un taller de origen bearnés que labraría asimismo el relieve yy columnas del monasterio de San Paio de Antealtares. Por su parte, R. Sánchez Ameijeiras considera que semejante iconografía de tono apocalíptico sería muy adecuada para presidir, desde la portada de la iglesia, el atrio parroquial que albergase el cementerio".
Por otro lado, del tímpano gótico de la antigua iglesia de Sta María de Vigo comenta:
"....Se ha datado hacia finales del silgo XV, lo que parece delatar una posible reedificación- y sobre todo ampliación- de la antigua iglesia románica para dar pie a un nuevo y más capaz edificio gótico. coincidiendo con la elevación a la dignidad de colegiata.
Dicho tímpano presenta un campo escultórico dividido en dos sectores de dimensiones diferentes, incluyendo la representación de la Epifanía en el mayor (derecha) y relegando la Anunciación para la menor (izquierda). Ambas escenas, muy habituales del gótico, evocan la Redención y la dimensión universal de la Salvación. La expresión risueña de los rostros contribuye a remarcar los pómulos, acentuando así las facciones conforme a unas maneras que recuerdan las de los alabastros ingleses de la época. Si a ello añadimos los quebrados de los pliegues -sobre todo de las vestiduras de la Virgen con el Niño y del Arcángel Grabriel- comprobamos entonces el manejo visualque el escultor hace de la plasticidad escultórica.
S. Moralejo Alvarez atribuye esta obra a uno de los últimos grandes talleres escultóricos del gótico gallego, responsable asimismo de realizaciones igualmente destacadas como la yacente de don Suero Gómez de Sotomayor de la iglesia de Santo Domingo de Pontevedra, el retablo de San Gregorio y varios enterramientos de Vilar de Donas (Palas de Rei, Lugo). Como componente anecdóctico cabe llamar la atención sobre la disposición curvada de la Virgen de la Anunciación, o la altura diferente de los Reyes, que no son sino recursos habituales para adecuar las representaciones a tan particular marco arquitectónico".
Este nuevo enfoque de estas interesantes piezas románica y gótica, respectivamente, de nuestro pasado vigués, nos ilustra mejor estas épocas, tan poco conocidas y estudiadas, y por ello, sin darle en la actualidad la importancia que tiene nuestra Edad Media y transición a la Edad Moderna.
Antes de finalizar, quiero llamar la atención al tema de la reutilización de una columna romana para esculpir la imagen del Salvador, como señalar el autor del artículo antes mencionado. Hay que recordar que en el lugar que con casi toda la seguridad se localizaba esta iglesia románica de Santiago de Vigo, en el Areal, se están produciendo continuamente hallazgos de estructuras romanas que evidencian el hábitat de ese período histórico que existió en la zona y su posterior abandono, que hace posible ahora el descubrimiento de estos restos romanos, que ya en épocas anteriores (por ejemplo, en el medievo), también se producerían.
Nota.- En las ilustraciones que acompañan este comentario, detalles de las citadas piezas, tomadas del artículo mencionado.