domingo, 22 de febrero de 2009

MATERIALES ARQUEOLÓGICOS DEL CASTRO DE VIGO (II)

II. LOS MATERIALES ARQUEOLÓGICOS

A continuación vamos a analizar muy sintética­mente y de forma selectiva los materiales arqueoló­gicos más importantes localizados en las diferentes campañas realizadas en este yacimiento. Para faci­litar su estudio los hemos agrupado en los siguien­tes apartados: cerámica indígena, cerámica roma­na, monedas, bronce, hierro, piedra y vidrio.

1. CERÁMICA INDÍGENA

Aunque la forma cerámica más generalizada en este castro son las ollas de cuerpo globular, borde abierto y base plana, existen dos tipos de vasijas que por su originalidad y bien conocida cronología es interesante señalar.

Uno de estos ejemplares son las vasijas de ore­jas, cuya característica fundamental (y que les da el nombre con el que son conocidas vulgar­mente) es que poseen en la parte alta de su borde engrosado un orificio de suspensión. Se trata de una forma bien estudiada y que se fecha hacia media­dos del siglo I antes de Jesucristo, llegando hasta época de Tiberio (FERREIRA DE ALMEIDA 1974a, 195 y ss.).

El otro modelo consiste en fuentes bajas cono­cidas como «vasijas de asas interiores» por el detalle de poseer su sistema de prehensión y sus­pensión localizado en la parte interna del recipiente cerámico. Su cronología se sitúa en torno al siglo II-I antes de Jesucristo (FERREIRA DE ALMEIDA, 1974a, 187, y 1974b, 27). Se conocen diversas variantes de este tipo, frecuentes en castros del Sur de la provincia de Pontevedra y Norte de Portugal (HIDALGO CUÑARRO y COSTAS GOBERNA 1979, 181 ss.).

Son muy interesantes unas formas de tapaderas, cóncavas y con asas horizontales, poco frecuentes en yacimientos de esta época.

En cuanto a las técnicas decorativas que se pue­den documentar en este yacimiento, tenemos bien representadas la incisión, la impresión, la estampi­lla, la decoración plástica y la bruñida. En ocasio­nes, se emplean aisladamente y, en otros casos, com­binadas. Los diseños ornamentales son todos geométricos. Abundan los círculos simples y concéntricos, los triángulos y rombos, los dientes de lobo o zig-zags, las acanaladuras, las ovas...

Los motivos decorativos más frecuentes son los estampillados, y éstos, por paralelismos con otros yacimientos, podríamos datarlos entre los siglos II y I antes de Jesucristo (FERRERIA DE ALMEIDA, SOEIRO, BROCHADO DE ALMEIDA y BAPTISTA 1981, 45 y ss.).

Para finalizar este apartado dedicado a la cerá­mica indígena, hemos de mencionar la gran canti­dad de fusayolas encontradas, que presentan dife­rentes pesos, diámetros, formas y decoraciones. Estas interesantes piezas cerámicas son ob­jeto de numerosos estudios, que cuestionan, entre otros puntos, su origen y su función (CASTRO CUREL 1980, 127-146, y SALETE DA PONTE 1978, 133-146).

Nota.- Fotografía en color de un conjunto de "fusaiolas" encontradas en varias campañas arqueológicas en el castro de Vigo y dibujo de las mismas y una vasija entera de cerámica indígena decorada.