miércoles, 5 de febrero de 2014

EL CASTRO DE VIGO: ESTADO ACTUAL DE LAS INVESTIGACIONES (X)




 
 

Numismas
Se localizaron gran cantidad de monedas romanas, casi todas en bronce, aunque hay algún caso de plata.
Las monedas más abundantes son las de Octavio Augusto : seis ases de bronce y un quinario de plata con cecas en Celsa, Calagurris, Caesar Augusta, Évora y Emérita Augusta. Hay también una moneda de Agripa (un sextercio con la siguiente cronología: 39-27 a.C.), un as de la Caetra, con ceca en el Noroeste peninsular, de Tiberio (14-37 d.C.), y una pieza de una ceca de Gades (45 a.C- época de Claudio). También se han encontrado un denario de plata de Vitelio, un dupondio de Rómula Augusta de Trajano y un as de cobre de Adriano.
 Restos metálicos
En el yacimiento que estamos estudiando han aparecido numerosos clavos de hierro, arcos, argollas, láminas, placas, hojas de sierra, hojas de cuchillos, puntas de lanzas, jabalinas…
En cuanto al bronce, se han documentado diversos tipos de fíbulas, como las de charnela, las transmontanas, las de largo travesaño sin espira, en omega y en forma de lunulae; alfileres, tijeras, asas de sítulas o dedales.
Restos de vidrio
Son bastante frecuentes los fragmentos pertenecientes a botellas, cuencos de costillas, fichas de juegos (tessalae, en época romana) y cuentas de collar o de pulsera. Otros restos pertenecen a recipientes sin identificar, de diferentes coloraciones (azules, marrones, verdes). Abundan las fichas de juego –que suelen ser redondas y aplanadas, de tonalidad blanca y azul- y también las cuentas de pasta vítrea de color azul o amarillo, e incluso algunas con varios colores.
 Restos líticos
Los restos de piedra más abundantes en el castro son los molinos circulares, algunos de los cuales estaban formando parte del muro de una vivienda, lo que indica una reutilización de los mismos.
Existen también “poutadas” o pesos de red hechos en cuarcita, lo que evidencia cierta actividad pesquera, y algunas gemas que se engastarían en anillos u otro tipo de joyas; piedras de afilar y alisar, hachas pulimentadas, etc. Sin duda, el material más interesante de los pétreos es un entalle de ágata que representa una cuadriga con su auriga, que se puede fechar en torno a la mitad del siglo I d.C . 
Restos faunísticos
Una de las campañas que proporcionó más información con respecto a este punto fue la de 1987( HIDALGO, 1992-93), en la que se localizó un pequeño “concheiro”, con gran cantidad de huesos de animales, que se pudieron identificar como de canis familiaris (perro), lepus capensis (liebre), sus (cerdo), bufo bufo (sapo) y gallus domesticus (gallina), todos ellos interesantes para el conocimiento de las actividades agropecuarias.
Además de estos huesos, también se han podido documentar en el castro restos de productos marinos, como lapas, caramujos, berberechos, ostras, vieiras, navajas o mejillones, siendo estos restos realmente interesantes para estudiar la dieta alimenticia de los habitantes del Castro de Vigo.

En definitiva, y a partir de la cultura material, se puede observar en el castro un fuerte y temprano contacto con el mundo romano, como atestiguan las dataciones arqueológicas de los materiales de importación. Este contacto, como habíamos visto al estudiar las estructuras del yacimiento, provoca transformaciones socioeconómicas que repercuten en la tipología constructiva y la utilización de los espacios. Con todo esto, el sitio arqueológico del Castro de Vigo nos documenta ampliamente la fase de transición de la cultura castreña a la galaico-romana.
Nota.- En las fotografías y de arriba hacia abajo: Monedas imperiales romanas de bronce, entalle de ágata de anillo romano; y fíbula de bronce del tipo "trasmontano".