domingo, 25 de octubre de 2009

LA PROBLEMÁTICA DE LOS HUECOS EXCAVADOS EN LA ROCA BASE DEL CASTRO DE VIGO

Presentes en ambos lados del monte, el descubrimiento de numerosos huecos excavados en la roca base del monte del castro, plantea numerosas incógnitas, algunas de las cuales podemos trataremos de abordar en el presente comentario.
Todos los años que se realizaron excavaciones arqueológicas en la ladera del Poniente del yacimiento castreño, fueron muy numerosos los huecos u oquedades y rebajes realizados en la roca base del monte (granito de grano medio y en ocasiones, "xabre"). Poseen diversas dimensiones y características que pasamos muy brevemente a resumir a continuación. La localización de los mismos se sitúa hacia la zona intermedia de la citada área, que presenta en general un rebaje horizontal en la mayoría de su superficie, en la que se pueden ver también largos y profundos canales, pendientes de una acertada explicación.
Tenemos en primer lugar unos huecos de forma circular u oval, que miden aproximadamente un metro de diámetro y su profundiad va a varíar entre los 50 y los 100 centímetros. Estos huecos los identificamos como pías para el almacenaje de líquidos o silos, para guardar grano, por ejemplo ou otro tipo de alimento. Como nota común a todos ellos vemos, que poseen unas paredes perfectamente verticales y que están cubiertas de una argamasa de tonalidad negruzca, que los convierte en impermeables, pues al estar algunos de ellos abiertos en granito alterado o en descomposición ( lo que conocemos en la zona como "xabre"), éste permitiría la filtración del agua, si su función, por ejemplo, fuera esa. De principio, como decimos anteriomente, creemos que debemos de identificarlos como huecos, con silos de almacenaje de grano o comida en general y/o depósitos para contener agua o líquidos en en general también. Estos huecos se encontraron en medio de varias estructuras pétreas y están vinculados sin dudas con ellas.
Hay que mencionar otro hueco interesante similar a los anteriores, pero de forma rectángular, de unos dos metros de largo por 1 metro de ancho y de 80 centímetros de profundidad, detectado por debajo de una de las esquinas de una estructura de piedra, que al ser construía, lo rellenó y dejó inutilizado. Tenemos aquí, un claro ejemplo, de dos niveles de ocupación de diferente cronología.
Otro huecos excavados en la roca son de reducidas dimensiones y mayoritariamente de forma circular, aunque algunos de ellos presenta otra forma debido a lo alterado de la roca. Sus diámetros oscilan entre lod 10 y 25 centímetros y su profundidades entre los 5 y 30 centímetros. Se dectaron cerca de estructuras pétreas y nos hace pensar que su función está relacionada con las mismas, como pequeños huecos de poste, que sirvieron para sujetar diversos materiales vegetales: cercas, puertas exteriores, cierrres, para colgar y sujetar útiles de la casa,...
En la ladera del Naciente, excavada en 1987 y 1988, por medio de sondeos arqueológicos, fueron también muy abundantes del huecos excavados en la roca base. Por lo general estos silos, si aceptamos lo que comentamos anteriormente, poseen unas medidas que van de los 1,5 x 1,2 metros el mayor de ellos, a el de 1 x 0,70 metros, el más pequeño. Es de destacar como cerca los mismos, se encuentra un muro que se encuentra completamente encajado en la roca base rebajada, es decir, que se excavó la roca pra proporcionar unos sólidos cimientos a esta estructura, pero no sólo en la zanja de construcción, sino que incluso la zona del piso o pavimento se halla totalmente rebajada y adquire una superficie plana y no pendiente o inclinada, como es la del monte en esta zona.
Es interesante señalar que en esta zona se pudo documentar como algunas de las paredes verticales de estos huecos excavados en la roca base, fueron constituadas con argamasa muy contacta, una vesz que están a ras de suelo, sugueriéndonos que la parte de pared externa, se elevaba a cierta altura del suelo y que posibilitaba que tuviera una tapadera y evitar de estar forma, la entrada de animales o lluvia a los mismos,..
Sobre este tema de los silos o depósitos excavados en la roca, para guardar alimento, tanto líquidos como sólidos, hay que recordar algunos pasajes en las fuentes clásicas de la época, que mencionan la existencia de los mismos y como eran usados por los habitantes de estos poblados, para las funciones que comentamos.
Nota.- En la fotografía superior, huecos y rebajes en la roca base en la ladera Este del yacimiento, localizados gracias a los diferentes sondeos arqueológicos realizados en esta zona, en las campas de 1987 y 1988. En la fotografía inferior, uno de los mejor conservados huecos excavados en la roca del castro, localizado en la ladera del Poniente, a lo largo de la excavación en área realizada en la zona, desde 1982 a 1986.