miércoles, 20 de mayo de 2009

EL CASTRO DE VIGO : EL ORIGEN DEL " VICUS HELLENI" O EL VIGO ROMANO (VI)

En cuanto a los metales, empezando por los fabricados en bronce hay varias monedas de bronce y dos de plata. De bronce hay una moneda ibérica con ceca en Gades con cronología del 45 a. C, un sextercio de Agripa, seis ases de bronce de Octavio Augusto, un dupondio de Rómula Augusta, un as de Trajano y un as y un sextercio de Adriano. En plata tenemos un quinario de Octavio Augusto y un denario de Vitelio. La procedencia de estas monedas, esto es, la ceca a que corresponden, nos hablan de que proceden de diferentes lugares de Hispania ( Caesar Augusta ,Celsa, Emérita Augusta, Lucus Augusti,..…) ; la Galicia (Lugdunum), Italia ( Roma ), etc.

Además de las monedas, existen diversas fíbulas de diferente tipología, anulares en omega, aro interrumpido, tras os montes, largo travesaño sin espira, charnela., en forma de “lunulae”.., también se recogieron diversos instrumentos como: un fragmento de tijera; una aguja; un dedal bellamente decorado, muy poco frecuente en los hallazgos arqueológicos en nuestra zona geográfica; alfileres de pelo( los conocidos como “acus crinalis”), de variada tipología ; varios fragmentos de sítulas o calderos; cadenillas; fragmentos de pulseras; anillos;

En hierro tenemos varios cuchillos de forma común, destacando, uno de ellos, que es afalcatado y conserva en muy buen estado su hoja. También tenemos un fragmento una hoja de sierra, cuyo paralelismo más inmediato lo localizamos, otra vez, en la ciudad romana de Conímbriga; numerosos clavos de diferentes dimensiones; puntas de lanza y jabalina muy bien conservadas; etc .Es interesante en este apartado, mencionar el hallazgo de gran cantidad de escoria de fundición de hierro , que junto a los moldes de fundición (tanto cerámicos como líticos) localizados, nos habla de una gran actividad metalúrgica en el poblado.

Para finalizar con los metales, hablar de la localización de varios objetos de plomo, que van desde una laya o grapa que se utiliza para reparar las vasijas cerámicas rotas, uniendo las partes fracturadas y posibilitando así, el poder continuar utilizando la vasija, a pequeñas pesas o barras de este material.

En líticos destaca por su abundancia los molinos de mano, tanto circulares como naviculares. En la mayoría de los casos se localizan fragmentados y reutilizados en la construcción de casas o enlosados cercanos a las mismas. Además de éstos se encontraron piezas labradas lisas y decoradas, que podemos clasificar por su forma, como los conocidos “amarradoiros”.

Excepcionalmente se encontraron algunas gemas que podrían ir engastadas en anillos de bronce., como ejemplo, destacaremos un entalle de anillo que representa a una cuadriga y su auriga, realizada en una piedra de ágata azul, de muy pequeño tamaño, oval y que podemos datar hacia medidos de silgo primero de nuestra era..

Uno de los líticos que también se detecta en el castro de Vigo, son las “poutadas” o pesos de pesca”, también de variadas dimensiones, pero todas fabricadas de cantos rodados, presentando sus dos hendiduras de atado, en los extremos de su eje más corto.

También de piedras se pudieron recoger abundantes machacadores, alisadores, piedras de afilar, una curiosa pesa de telar o “pondus” realizada a partir de un canto rodado. También tenemos que hablar de diferentes fragmentos de moldes de fundición, para la de varillas y placas o láminas, encontrados durante las campañas de excavación arqueológica.

Para finalizar este apartado relativo a los materiales líticos localizados hablaremos muy brevemente de dos tipos de ellos muy interesantes y particulares. En concreto, se trata del hallazgo de varias hachas pulimentadas y de un bifaz.

Las hachas pulimentadas fueron encontradas en diferentes campañas arqueológicas, y aunque algunas de ellas están en niveles revueltos o en cimentaciones ,otras se documentaron sobre niveles de ocupación que nos hacen pensar que pertenecen a los materiales que utilizaban los habitantes del castro, en ese momento, que podríamos datar hacia el siglo I después de Jesucristo. Esta circunstancia, que se puede documentar en otros castros gallegos, nos plantea la problemática de su cronología. La opinión mayoritaria, de los que han estudiado el tema en profundidad, es que posiblemente su datación podría corresponder a momentos anteriores a la existencia del poblado castro y siendo localizadas por sus habitantes, fueron recogidas por estos y conservadas, como algo “ritual o mágico” o utilizadas para algún tipo de trabajo. Las tenemos de varios colores, materiales y dimensiones. De color blanquecino, a verde o castaño. De cuarcita y fibrolita. Y de apenas 6 centímetros de longitud al doble.

Por último, tenemos la aparición de un bifaz en cuarcita, que por las circunstancias de su hallazgo, nos hace pensar en una datación mucho más antigua para él, remontándonos a la época paleolítica, y nos hace pensar en el paso de un grupo de cazadores prehistóricos por este lugar, que documentaría esta pieza lítica en ese momento, muy anterior a la existencia del poblado castreño.

Sobre los objetos de vidrio o pasta vítrea podemos decir que fueron localizados diferentes cuencos de variados colores, de los denominados “de decoración de costilla”, así como diversas cuentas de collar o pulsera de varias tonalidades, colores y secciones. También tenemos que señalar el hallazgo de fichas de juego, pequeñas y circulares, que nos hablan de la utilización de las mismas en algún tipo de juego, que podría ser el denominado “ludus latrunculi” romano, muy documentado en yacimientos similares. Los colores de las mismas, son azules y blancas.

Para finalizar, mención especial son los restos óseos, que se pudieron recoger en el gran “concheiro” situado hacia la ladera noreste del yacimiento, gracias a varios sondeos arqueológicos realizados en dicha zona. Así se documentó fragmentos de huesos de cerdo o jabalí, cabra o oveja, vaca o buey,… Fueron muy abundantes los restos de moluscos gasterópodos ( caramujo, lapa,..) y bivalvos (berberecho, almeja, navaja, mejillón, vieira, ostra,..). Por último señalar, que también se recogieron varias mandíbulas y espinas de peces.

Nota.- En las imágenes que ilustran este comentario tenemos: en primer lugar, detalle del dedal de bronce con decoración geométrica; en la siguiente, la localización “in situ” de parte de la sierra de hierro y la “tegula” con la marca de una “S” en grande, pudiéndose apreciar claramente, el pavimento o piso de la vivienda sobre el que aparecieron; y por último, aspecto parcial del “concheiro”, en el que podemos ver varios huesos de animales y numerosos restos de moluscos gasterópodos y bivalvos.