martes, 8 de mayo de 2007

RUTA ARQUEOLOGICA POR TIERRAS DE CANDEAN







Los vecinos de la parroquia viguesa de Candeán han demostrado desde hace muchos años, su interés por todo tipo de patrimonio cultural existente en sus tierras, destacando sin duda el arqueológico, que tiene su máximo exponen en los yacimientos megalíticos dispersos por ella.
Fruto de esta valoración del pasado y su difusión. es sin duda, la ruta denominada "Area arqueolóxica, Mámoas de Candeán", que por iniciativa de la Comunidade de Montes de Candeán y la financiación del Concello de Vigo, se acaba de inagurar hace escasos días.
En este bien señalizado itineario podemos ir contemplando once enterramientos megalíticos, que presentan diferente estado de conservación. Unos están parcialmente destruídos, en otros sólo es visible su túmulo de tierra que cubría el megalito y otros nos presentan parte de su cámara funeraria, formada por grandes piedras (ortostatos). Destaca de estos últimos, uno de los localizados en el lugar denominado "Costa de Freiría", en el que podemos observar su túmulo de tierra y piedras y sobre todo su cámara megalítica, a la que le faltan algunos ortostatos y como es habitual en este tipo de monumentos, su cubierta pétrea, perfectamente orientada su entrada hacia el naciente.
Podemos considerar estas "mámoas" ubicadas en las faldas del "Monte "Vixiador", como perteneciente a la gran necrópolis megalítica del "Monte Penide", en la que han llegado hasta nosotros más de cincuenta de estos enterramientos, de un total que podría acercarse tranquilamente al centenar.
Felicitaciones para los promotores de esta iniciativa y deseos de que el mantenimiento adecuado de esta ruta megalítica, se realice debidamente. procurando siempre tener bien limpio el recorrido y que la señalización se encuentre en buenas condiciones, siendo debidamente repuesta si desaparece o es deteriorada por el paso del tiempo o por algún tipo de factor humano.
Para terminar estas líneas, sólo desear que vigueses y turistas, especialistas en arqueología o amantes a cualquier manifestación cultural, se acerquen por esta ruta y que puedan sacar buen provecho a lo que va a ver y disfrutar llevando a cabo este itinerario arqueológico vigués y que lo van a acercar a comprender mejor nuestro pasado más remoto.
También por último, recordar que se extremen las medidas de vigilancia y control en esta bien señalizada zona arqueológica, pues uno de los grandes problemas que plantea, la divulgación de nuestro rico patrimonio cultural, es que va a marcar e indicar con precisión el punto vulnerable sobre el que pueden actuar personas que de modo furtivo y totalmente al margen de la ley, dañen de forma irreparable, alguno de estos monumentos arqueológicos.