domingo, 6 de mayo de 2007

NUEVA LIMPIEZA Y CONSOLIDACION EN EL CASTRO DE VIGO










Hace unos días la prensa viguesa publicó la iniciativa del Concello de Vigo, de realizar una nueva limpieza y consolidación de las construcciones del Castro de Vigo. que se pueden contemplan en la actualidad, cubiertas de maleza y en total abandono, desde que se hubiera acometido años atrás, y por la misma institución, el vallado total de la zona excavada para evitar el deterioro progresivo a que estaba expuesta, pues numerosos grupos de jóvenes la tenían como lugar de diversión y esparcimiento para sus noches y amanecía toda llena de desperticiones de todo tipo y a las estructuras castreñas cada vez más afectadas por estas circunstancias, se le iban cayendo cada vez las piedras milerarias que formaban sus muros,...
Si es loable tal noticia, la misma nos hace reflexionar sobre las anteriores, pues las hubo y ya desde los inicios de sus excavaciones, y como se llegó a la situación actual, del mal estado de conservación de este importante yacimiento arqueológico vigués, enclavado en el corazón de la misma ciudad, de propiedad municial y el único que posee una sala monográfica en el museo municipal "Quiñones de León", en Castrelos, en la que se pueden ver los objetos más espectaculares encontrados en las intervenciones arqueológicas realizadas en el mismo y que nos acercan a los diferentes aspectos (economía, sociedad, ..), del Vigo de hace dos mil años.
Ya luego de las iniciales excavaciones, llevadas a cabo por antiguo cronista de la ciudad y buen amigo, Xosé María Alvarez Blázquez, Pedro Díaz Alvarez y el conservador en esas fechas del único museo que existía entonces en la ciudad ( logicamente me refiero al localizado en el pazo de Castrelos ), en los años 1952 y 1970, se procedió a un vallado de la zona excavada, por medio de una rústica cerca de troncos de madera que evidenciaba el interés en la protección del recinto.
Luego, retomadas las excavaciones arqueológicas, en 1981, por el que sucribe estas líneas, y que durarían hasta 1988, se realizó la primera consolidación de las estructuras dejadas al descubierto y se procedió a cerrar de nuevo la área estudiada. Se repuso y amplio el cierre de vallado de madera y como novedad, delante de las mejores construcciones localizadas, se colocó un pequeña barandilla metálica y una acera. También por primera vez, se colocarón diversos carteles metálicos que servían de señalización y divulgación del yacimiento. ( Las fotografías de blanco y negro que ilustran este comentario, corresponden a este momento ).
En la década de los noventa, del siglo pasado, el Departamento de Patrimonio do Concello de Vigo, analizando la necesidad de una nueva limpieza y difusión, hace otra actuación consistente en un cierre metálico en el recinto, más estético que disuasorio, al que acompaña la colocación de nuevos carteles informativos sobre el yacimiento y la propuesta de un itinerario por las ruinas, tomado del libro titulado " Castro de Vigo", editado en 1997 por el museo municipal "Quiñones de León", en su colección "Rutas arqueolóxicas viguesas", con el que se iniciaba esta nueva serie de publicaciones y del que son autores J.M. Rodriguez Sobral, Mar Domínguez Pérez y yo mismo.
Luego vendría, como dejo constancia más arriba, el cierre metálico, alto y total, que buscaba el objetivo fundamnetal de impedir el acceso al público al interior de la zona excavada y dejaba a la misma que se fuera cubriendo poco a poco de vegetaqción y basura.
Creo que es importante acometar de inmediato la limpieza y la consolidación que se plantean en la actualidad, pero sacando consecuencias de las llevadas a cabo con anterioridad. Y basicamente para mi, son las derivadas de un eficaz mantenimiento cotidiano de las excavaciones de este primer yacimiento arqueológico vigués, que estando dentro de un parque público, posibilita que se pueda sacar un rendimiento socio-cultural muy eficaz de él, en base a una didáctica diriguida por un lado al público general y sobretodo al escolar, como ya se hizo en otras ocasiones y que tan buenos resultados obtuvo.
Sólo me queda, desear que se haga realidad cuanto antes estas promesas de una nueva limpieza y consolidación del castro de Vigo y que ésta, sea ya la definitiva y con la misma poder acercar al público vigués y al turista que nos visita, la extraordinaria riqueza arqueológica que poseemos en pleno centro de la ciudad.