jueves, 24 de marzo de 2011

LOS YACIMIENTOS Y PIEZAS ARQUEOLÓGICAS MÁS IMPORTANTES DE VIGO Y SU ENTORNO (XIII)

CASTROS DEL MIÑOR Y ALDEVOSA
Hoy hablaremos muy brevemente de los castros más importantes de los municipos cercanos con Vigo. Uno por el norte, que corresponde al de Redondela, que englobamos en el valle del río Alvedosa. Se trata del famoso castro de "A Peneda" ya en el límite con el ayuntamiento de Soutomaior. Por el sur, analizaremos el castro de "As Medoñas" en Nigrán y el conocido castro de "Chandebrito" ya en tierras de Gondomar, ambos en el denominado valle Miñor.
El castro de "A Peneda" que sirve de límite entre los municipios de Soutomaior y Redondela, ofrece un extraordinario emplazamiento geográfico, pues situado al fondo de la ría de Vigo, domina visualmente su entrada, ya que desde su cima podemos ver perfectamente las íslas Cíes.
A lo largo de los años y gracias a hallazgos fortuítos y alguna excavación arqueológica, se pudieron sacar a la luz un abundante y rico material arqueológico, cuya datación, va desde el final de la Edad de Bronce a la llegada de los romanos a nuestra zona. Al lado de material arqueológico indígena y romano, sorprende la gran cantidad y buena conservación de los objetos de bronce localizados, destacando de todos ellos un buen ejemplar de caldero de este metal. Todos los hallazgos se encuentran depositados en el museo provincial de Pontevedra.
Al hablar del castro de "As Medoñas", desgraciadamente casi destruído en su totalidad, lo tomamos como ejemplo, para referirnos a los castros litorales del valle Miñor que van a tener una característica comun: la numerosa cerámica indígena decorada que ha llegado hasta nosotros. Destacan las vasijas decoradas con bellos motivos estampillados o con decoración de retícula bruñida, como es el caso de la localizada en éste castro, encontrada por el conocido arqueólogo y amigo, Luis Monteagudo y que en la actualidad se expone en una vitrina del Departamento de Arqueología y Prehistoria de la Facultad de Geaografía e Historia de la Universidad de Santiago de Compostela. También en común, todos estos castros tienen su localización de dominio al camino que por la costa iba de A Guardia a Vigo.
Por último tenemos el castro de Chandebrito, que aunque medido algo más hacia tierra adentro, es visible desde la desembodacura del río Lagares en la playa viguesa de Samil. Aún conserva el prototipo de emplazamiento castreño con una acrópolis rocosa, terrazas de expansión y sistema defensivo, en que una de sus partes la constituye la propia configuración abrupta que lo hace inexpugnable por esa zona. Posiblemente es el asentamiento castreño de nuestra área geográfica que conserva mejor la forma primitiva del mismo, aunque fue abjeto hace unos años de unos destrozos parciales al hacer un camino de subida a la cima, que rompio parte de su muralla. Hace unos años fue objeto de una intervención arqueológica, que desenterró parte de unas viviendas y la cimentación de su muralla. También se localizaron las cerámicas indígenas típicas de esta zona, al lado de otras con decoración incisa y más simples.
Nota.- En las imágenes que ilustran este comentario, de abajo hacia arriba, vista general del castro de "A Peneda" desde el sur; a continuación vasija castreña con decoración de retícula bruñida del castro de "As Medoñas"; y finalmente, vista del castro de Chandebrito, desde el poniente, ya hace bastantes años.