martes, 4 de enero de 2011

LOS YACIMIENTOS Y PIEZAS ARQUEOLÓGICAS MÁS IMPORTANTES DE VIGO Y SU ENTORNO (VI)

LA CISTA DE ATIOS Y SU AJUAR FUNERARIO
Sin lugar a dudas, el ajuar funerario de esta cista del Calcolítico ( hace 4.000 años) se trata del conjunto de este tipo, más completo localizado en nuestra zona geográfica.
Como suele suceder en la mayoría de estos casos, el hallazgo fue fortuíto. Cuando se estaban realizando tareas de movimientos de tierras, en los terrenos en los que se encontraba esta cista, se tropezaron con ella y dieron parte al Comisario Local de Arqueología de aquella época, que era nuestro buen amigo José María Álvarez Blázquez. Éste, en un gesto altruísta que tan bien lo definía, puso el conocimiento de los hechos a su buen amigo y arqueólogo Dr. Fernando Acuña Castroviejo y éste a su vez con el arqueólogo José Carlos García Martínez. A ellos debemos la primera referencia bibliográfica de este sensacional hallazgo.
La cista nos venía dada por cuatro lajas o losas de piedra trabajadas, que formaban un espacio cuadrangular, bastante singular, en este tipo de monumnetos funerarios. En su interior encontraron el ajuar que mencionaremos a continuación y como curiosidad, una piedra irregular de cuarzo blanco, en una esquina del conjunto. Por la disposición del ajuar y la tipología de la cista, esta piedra pudo cumplir la misión de ser en donde se apoyó la cabeza al difunto.
El ajuar consta de dos pequeños puñales de los denominados, por su tipología, "de espigo" de diferentes tamaños, de cobre y tres joyas: una de plata y dos de oro. Durante mucho tiempo estas últimas piezas, fueron consideradas como ceñidores de pelo, pero estudios posteriores apuestan más a que formaban parte de la zona intermedia del enmangue de la hoja del puñal de espigo con su empuñadura, que por desgracia no ha llegado hasta nosotros, posiblemente por ser de un material perecedero al tiempo, como puede ser la madera o el hueso.
La pieza de plata si que parece ser un anillo que posee una forma serpentiforme, siendo algo más extrecho en su zona final que al inicio ( rabo y cabeza).
Aunque en su momento, las losas que formaban la cista fueron transportandas al museo municipal "Quiñones de León" de Vigo, en donde se puede admirar este ajuar calcolótico, no se pudieron encontrar años más tarde.
Todas la piezas que forman este ajuar funerario, el primero y más completo localizado en nuestra comarca, fue objeto de un minucioso trabajo de restauración en la década de los 80 del siglo pasado, pues presentaba una mala conservación. Por ello, hoy día, se conserba en perfecto estado de conservación.
Siempre extraño que no se hubieran encontrado objetos de cerámica, pero se apuntó en su momento, que pudieron existir, pero cuando llegaron los investigadores al lugar, ya no pudieron verlas o fueron desechadas por los descubridores, que le dieron más valor, a los objetos de metal.