viernes, 24 de diciembre de 2010

LOS YACIMIENTOS Y PIEZAS ARQUEOLÓGICAS MÁS IMPORTANTES DE VIGO Y SU ENTORNO ( IV )

LOS AJUARES DE LA NECRÓPOLIS MEGALÍTICA DE COTOGRANDE
Situada en la parroquia viguesa de Cabral, este pequeña necrópolis fue objeto de tres campañas de excavación, la primera de ellas, en 1989. Con ello, podemos decir que fue la primera en ser excavada con metodología científica y sistemática en nuestra comarca.
Los ajuares funerarios localizados en las tumbas megalíticas, son los más completos localizados en nuestra comarca y están depositados en el museo municipal "Quiñones de León".
Aunque los que más abundaron fueron los objetos de cerámica, de diferentes formas y decoraciones, se pudieron rescatar diversos objetos de piedra de gran perfección técnica, que nos mostraban el cuidado y la habilidad del que los elaboró. Así tenemos, como se pueden apreciar en las dos fotrografías que ilustran este comentario, varias puntas de fecha, cuchillos y microlitos, y la perfección lograda en su ejecución. Llama la atención de que si algunos de ellos fueron fabricados en materias duros como el cuarzo o sílex, otros lo fueron en material más frágil, como la pizarra. Esto nos puede estar avalando la teoría que algunos de estos ajuares se realizaban en concreto para estas finalidades ( como ofrendas al muerto) y que no poseían una función práctica pues si fueran utilizados, no servirían para el fin que por su forma le correspondería. Es el caso de las puntas de frecha elaboradas con material muy frágil y que se rompería al ser utilizado.
Otro tema es el que algunos de estos materias como el sílex, para los cuchillos o fechas, la fibrolita para las hachas pulimentadas o la variscita para las cuentas de collar o pulsera, proceden de otras áreas geográficas, pues en la nuestra en contreto no se encuentran estas piedras. Estaríamos frente a unos productos fruto del intercambio de objetos con otras zonas geográficas, más o menos alejadas.
Tenemos que señalar que lo que se encuentra en la actualidad, en las excavaciones arqueológicas, es una parte y a menudo muy fragdmentada del ajuar completo que poseían estas tumbas megalíticas. Podemos decir que la totalidad de las mismas fueron expoliadas y profanadas en épocas posteriores y que los que llevaron a cabo estos trabajos se llevarían las piezas que consideraban de más valor ( como el oro o la plata) y dejaban ( y rompían) las de cerámica, por ejemplo.
La importancia de las campañas arqueológicas realizadas en Cotogrande no sólo nos ofrecieron la oportunidad de recuperar los materiales arqueológicos, sino que nos posibilitó para tomar unas muestras de Carbono-14 que una vez analizadas, dieron unas cronologías más antiguas que las que habitualmente se emplean para este tipo de monumentos funerarios.