miércoles, 10 de febrero de 2010

MÁS SOBRE LOS HALLAZGOS ARQUEOLÓGICOS URBANOS EN VIGO

Si repasamos los extraordinarios hallazgos arqueológicos romanos llevados a cabo en la zona de el Areal, en pleno centro urbano de nuestra ciudad,en los últimos años y teniendo en cuenta las diferentes funciones que poseían los materiales que los integraban, nos llevan a plantearnos los distintos marcos cronológicos existentes así como las diversas actividades desarrolladas en esta zona.
Si en cuanto a las etapas cronológicas, tenemos que los datos más antiguos nos apuntan al siglo I después de Jesucristo los más tardíos nos llevarán incluso hasta el siglo V o incluso el VI después de Jesucristo, las actividades realizadas van desde funciones religiosas ligadas a prácticas funerarias ( enterramientos de incineración e inhumación) hasta tareas de trabajo relacionadas a actividades económicas vinculadas al comercio marítimo o industrias de transformación ( como pueden ser las salinas, por ejemplo).
A la espera de unos estudios definitivos que nos aclaren el contexto de cada uno de ellos y que sus materiales sean analizados con el debido rigor científico, buscando paralelismos y llegando a conclusiones sobre los mismos, hoy analizaremos algún aspecto que cuando fueron localizados me llamó la atención.
El primer de ellos, el en cuanto a los ajuares funerarios recogidos, de gran belleza estética y un gran valor arqueológico. Los ajuares que acompañanban al difunto, es una práctica muy frecuente cuando estamos ante casos de cremación o incineración de los cadáveres. Esta práctica funeraria, se asocia con religiones paganas y es la más antigua que podemos documentar, por lo menos en nuestra zona de estudio. A su vez, la inhumación, esto es , el enterramiento de los muertos( no de sus cenizas, como ocurría en la fase anterior), ya dentro de un rito cristiano, no debería conllevar la existencia de estos ajuares, pues esta religión no contenpla esta práctica ritual.
En el caso de Vigo, recuerdo perfectamente un caso muy publicitado en su momento de hallazgo, nos encontramos en una misma tumba dos cuerpos y al lado, el ajuar funerario correspondiente a su enteramiento. Estamos aquí, delante de lo que podemos llamar una fase o período "intermedio" dentro de los primeros momentos de la implantación de un nuevo rito religioso funerario ( la inhumación del cadáver) con el acompañamiento de un ajuar funerario, que nos recuerda lo que se realizava cuando el muerto era incinerado y se le depositaba al lado, normalmente, de su urna de cenizas, el ajuar funerario corrrespondiente. Esta práctica "mixtas" nos habla como digo, de ese momento de cambio, pero que aún no está suficientement estudiado y que en nuestro caso, se podía llevar a cabo un análisis muy importante al respecto.
El otro dato que me llamó la atención y ya cambiando de tema, de la religión a la economía, fue el hallazgo frecuente de cerámicas de lujo y de transporte procedentes del Mediterráneo oriental, más en concreto de la zona de la antigua Palestina. Por un lado nos lleva a documentan la existencia de unas relaciones o contacto comerciales en una época que siempre se la consideró "oscura" y de crisis ( siglos III-IV a finales del V) y por otra, que las mismas se realizaban con puntos muy lejanos, con lo que conlleva el traer de áreas tan lejanas, productos que debían de intercambiarse a precios elevados. Esto es, que asistimos a un auge económico, por lo menos de ciertas grupos sociales privilegiados y que nos hablan de un Vicus Helleni, como foco de un comercio y en pleno auge económico.
Para finalizar quiero comentar las fotografías que se reproducen, cuyos objetos pueden verse hoy día, perfectamente expuestos, en la sala de arqueología del museo municipal "Quiñones de León" de Vigo. Con el número 1, tenemos un "ánfora palestiniana", conocida por proceder de esa zona del mediterraneo oriental y poseer como característica, su superfcie llena de estrías; con el 2, una fuente y una jarra procedente de un ajuar funerario encontrado en un enterramiento de inhumación; con el número 3, otro ajuar funenario, consistente en una fuente y un plato de un enterramiento de incineración o cremación, que aún conservan en parte de su superficie externa, huellas del fuego a que estuvieron sometidos; y con el número 4, un completo ajuar funerario, en el que podemos ver, parte de una botella o jarra de vidrio, un vaso o cubilete de cerámica fina y para terminar, un maravillo collar compuesto de numerosas y diminutas cuentas de pasta de vidrio de diferentes colores.
Animo desde aquí, al público en general y a los estudiosos en particular, que se acerquen hasta el citado museo para contemplar "in situ" estas extraordinarias piezas, a lado de otras muchas también muy interesante y también a los responsables de la realización de los estudios y análisis de estos hallazgos (como mencionaba en el anterior comentario de este mismo blog) que hagan con urgencia pública, las conclusiones sobre los mismos, pues la mayoría de estos hallazgos fueron realizados ya hace unos más de diez años,...y siguen sin tener un trabajo de investigación específico sobre ellos y su contexto arqueológico ¿Para cuando?